fbpx

Día Mundial del Síndrome de Down

Mejor calidad de vida para las personas con síndrome de Down

Una fecha para celebrar la dignidad, valía y contribución de las personas con síndrome de Down como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades.

La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo como Día Mundial del Síndrome de Down para generar una mayor conciencia pública respecto a quienes padecen este síndrome que forma parte de la condición humana en todas las regiones del mundo y que tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

INCIDENCIA.

El síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual. La incidencia estimada del síndrome de Down a nivel mundial se sitúa entre 1 de cada 1.000 y 1 de cada 1.100 recién nacidos.

MEJOR CALIDAD DE VIDA.

Las personas con síndrome de Down suelen presentar más problemas de salud en general. Sin embargo, los avances sociales y médicos han conseguido mejorar la calidad de vida de las personas con el síndrome. A principios del siglo XX, se esperaba que los afectados vivieran menos de 10 años. Ahora, cerca del 80% de los adultos que lo padecen superan la edad de los 50 años. Un trabajo médico y parental en edades tempranas favorece la calidad de vida y la salud de quienes sufren este trastorno genético al satisfacer sus necesidades sanitarias, entre las cuales se incluyen chequeos regulares para vigilar su desarrollo físico y mental, además de una intervención oportuna, ya sea con fisioterapia, educación especial inclusiva u otros sistemas de apoyo basados en comunidades.

“DECIDIMOS”.

Para el Día Mundial del Síndrome de Down 2020, el Síndrome de Down Internacional se centra en el tema “Decidimos” (EN): todas las personas con síndrome de Down deben tener una participación plena en la toma de decisiones sobre los asuntos relacionados con sus vidas o que les afecten. La participación efectiva y significativa es un principio básico de los derechos humanos respaldado por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.