fbpx

23 de abril: Día Mundial de la lucha contra el Paludismo.

El paludismo, o malaria, es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles. Se trata de una enfermedad prevenible y curable.

¿Quiénes están en riesgo?

  • Viajeros procedentes de regiones libres de paludismo.
  • Las embarazadas no inmunes corren un alto riesgo de sufrir el paludismo.
  • Las embarazadas semiinmunes corren el riesgo de sufrir anemia intensa y retraso del crecimiento fetal aunque no presenten signos de enfermedad aguda.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas comunes:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Escalofríos y vómitos.

Suelen aparecer 10 a 15 días después de que se haya producido la infección. Si no se trata rápidamente con medicamentos eficaces, el paludismo puede ser grave, y a menudo mortal.

Los niños con enfermedad grave suelen manifestar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Anemia grave.
  • Sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o paludismo cerebral.

Prevención.

El tratamiento temprano del paludismo reduce su duración, previene las complicaciones y evita la mayoría de las muertes.

  • Un tratamiento rápido de todos los episodios de la enfermedad (a ser posible, en las 24 siguientes al inicio de los síntomas).
  • El uso de mosquiteros tratados con insecticida para evitar las picaduras de los mosquitos por la noche.
  • La fumigación de interiores con insecticidas de acción residual para matar los mosquitos que haya en las paredes y techos de las casas.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.