DENSITOMETRÍA


Una densitometría puede ayudar al médico -que examina por ejemplo a un paciente por osteoporosis- a valorar qué riesgo existe de sufrir una fractura ósea en los próximos años. En general, aquellas personas cuya densidad mineral ósea es significativamente menor de lo normal para su grupo de edad y sexo tienen mayor probabilidad de romperse un hueso. En caso de que el paciente reciba tratamiento médico para aumentar la densidad ósea se puede repetir la prueba a los dos años para valorar la progresión.

Rayos X